–¿Nos conocemos, verdad?
–Yo diría que no. ¿Dónde cree usted que nos conocimos?
–En tu casa. ¿No te acuerdas?
–No, no lo recuerdo. ¿Está seguro?
–Por supuesto. Es más, de hecho, ahora mismo estoy allí.
–¿Qué quiere decir? ¿Dónde está ahora?
–En tu casa.
–Eso es una locura.
–Llámame….

 (Diálogo entre Fred Madison y El hombre misterioso. ‘Carretera perdida’, David Lynch, 1997).